Medidas de Defensa Comercial

La Defensa Comercial a las Barreras impuesta por los distintos países se puede destruir a través de Acuerdos Internacionales llevados a cabo para derribar estas Barreras Internacionales. Pero estos acuerdos no servirán de nada si no hay una voluntad liberalizadora, clara y firme. Porque la imaginación de los dirigentes políticos siempre podrá descubrir nuevos métodos «no prohibidos» de dificultar las importaciones de los demás países.

Las Medidas de Defensa la Exportación.

Siempre existe la posibilidad de establecer Barreras a la Importación porque los gobiernos suelen utilizar medidas perjudiciales para el resto de los países. Aunque lo que se busque sea fomentar las exportaciones para corregir los desequilibrios de la balanza de pagos.

Por ello, existen instrumentos de fomento a la Exportación: 

Apoyo Comercial

Un tipo de Defensa Comercial es a través de los gobiernos que suelen presta Apoyo Comercial a sus exportadores ofreciéndoles ciertas facilidades administrativas, servicios de información y asesoramiento e incluso promocionando sus productos originados en el país mediante publicidad, exposiciones y ferias internacionales.

Ayudas Financieras

Otra Defensa son las Ayudas Financieras a la Exportación, los préstamos y créditos a la exportación son las principales, que suelen tener tipos de interés muy bajo; O los seguros gubernamentales que cubren los riesgos empresariales incluso el riesgo derivado de perturbaciones políticas o bélicas. Entre las ayudas financieras hay que incluir las medidas de tipo monetario que actúan sobre el tipo de cambio haciendo que los productos nacionales resulten más baratos en el extranjero.

Instrumentos fiscales 

Los Instrumentos Fiscales consisten en desgravaciones fiscales, la devolución de impuestos y las subvenciones directas. Estos  instrumentos son los menos aceptados internacionalmente, ya que pueden conducir a situaciones de dumping.

¿Qué es el dumping?

Defensa

Es una práctica que hace que un producto se venda en el extranjero a un precio inferior al nacional e incluso a precios inferiores a su coste.

Según la Organización Mundial de Comercio el Dumping es condenable cuando amenaza con causar un daño importante a una rama de producción nacional en el país importador, pero no está prohibido. Por eso, con el fin de combatir el dumping los países aplican medidas de tipos arancelarios, no arancelarios y judiciales.

Los que defienden el libre mercado entre los países, ven la medida del dumping como algo beneficioso para los consumidores y piensan que los mecanismos proteccionistas que se interponen para evitarlo tienen consecuencias negativas.

Durante estos últimos años se han venido multiplicado las denuncias contra el dumping ecológico que son las exportaciones a precios artificialmente bajos y se consiguen con métodos productivos muy contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente; y contra el dumping social que son exportaciones a precios bajos que se consiguen mediante trabajadores mal pagados, trabajo infantil, trabajo de presos, etc.

En definitiva, la práctica del dumping es como «la pescadilla que se muerde la cola» porque los países sortearán cualquier tipo de traba, por lo tanto se volverá a introducir alguna nueva medida de defensa y vuelta a empezar para sortear la nueva ley.

      Si no existieran barreras a las importaciones o ayudas artificiales a las exportaciones, los movimientos internacionales de bienes y servicios se producirían exclusivamente por razones de precio y calidad. Esa es, en el fondo, la única forma sostenible de mejorar la posición internacional y la relación real de intercambio de un país: conseguir producir con mayor eficacia, más calidad, y a menor coste. Y para ello, lo que hay que hacer es mejorar la organización productiva, la formación de los trabajadores y las tecnologías.

Deja un comentario

Search