10 Estrategias para el mejoramiento de las habilidades directivas


Como gerente, no es fácil administrar un grupo de personas. A veces, parece que tu equipo no está escuchando, o que no está haciendo un gran trabajo.

Afortunadamente, siempre puedes mejorar la forma en que manejas a las personas. Si empleas estrategias para el mejoramiento de las habilidades directivas, estarás en camino de crear un equipo motivado que sea tan poderoso y fuerte como tú.

En este artículo te muestro el proceso para mejorar tus habilidades directivas.

10 Estrategias para el mejoramiento de las habilidades directivas

Siempre puedes mejorar tus habilidades directivas y gestionar mejor tu equipo, a continuación, te indico algunas estrategias que podrás poner en práctica:

1- Resume tus objetivos

Resume tus objetivos

Ya sea que sientas que tus estrategias de liderazgo no son efectivas, o simplemente deseas trabajar continuamente para mejorarlas, es importante que establezcas una intención y documente tus objetivos para convertirte en un mejor gerente.

Asegúrate de ponerlos en papel y lápiz. Curiosamente, aquellos que escriben sus objetivos tienen más probabilidades de alcanzarlos.

2- Determina dónde puedes mejorar

Todos somos diferentes, y tus áreas de debilidad serán diferentes a las de otros gerentes o miembros del equipo. Una vez que haya delineado tus objetivos, debes determinar las áreas de mejora.

Considera tomar una variedad de evaluaciones profesionales y pruebas de personalidad para evaluar dónde te encuentras.

3- Habla con tu equipo

Tu equipo tiene una gran cantidad de información sobre tu desempeño que puede ayudarte a mejorar.

  • Dile a tu equipo que estás trabajando estrategias para el mejoramiento de las habilidades directivas
  • Envía una encuesta, permitiendo que los miembros de tu equipo permanezcan en el anonimato. Pregúntale a tus empleados cómo te está yendo como gerente, dónde podrías mejorar y qué no les gusta de tu estilo.

4- Organízate

Organízate

Una de las razones por las que los líderes son ineficaces es porque están por todas partes. No están seguros de sus objetivos y tienen dificultades para resolver conflictos.

Al comienzo de cada mes o trimestre, describe las áreas que estén desorganizadas y confusas, y planifica estrategias para mejorarlas.

5- Toma un curso de liderazgo

A veces, es difícil mejorar por tu cuenta. Los cursos pueden ayudarte. Ve a tus colegios y universidades locales para ver si ofrecen algún curso sobre liderazgo, o toma un curso en línea que puedas hacer a tu propio ritmo.

6- Lee libros de gestión

Cada día, te enfrentas a los mismos problemas, y es poco probable que tu mentalidad cambie. Los libros te transportan fuera de ti y te permiten ver tu situación desde nuevas perspectivas. Lee libros de gestión, te ayudarán a comenzar con el pie derecho.

7- Aprende a escuchar

Aprende a escuchar

Una de las mayores quejas de los empleados en todas partes es que no se sienten escuchados. No sienten que tienen la capacidad de expresar su opinión o hacer un cambio positivo en la organización. Cuando hablan, se sienten ignorados, y eso los hace infelices y desmotivados.

Debes comprender los cinco pasos para escuchar a tus empleados: recibir, comprender, recordar, evaluar y responder.

8- Encuentra un mentor o entrenador

Puede ser difícil evaluar con precisión tus propias habilidades de liderazgo. Es por eso que deberás recurrir a entrenadores ejecutivos, mentores u otros en quienes puedas confiar. Tal vez ya tengas un mentor, o tal vez haya alguien a quien puedas recurrir para que evalúe honestamente tus habilidades.

Los entrenadores ejecutivos también son una gran opción. Aquellos que se especializan en liderazgo pueden identificar tus fortalezas y debilidades, y luego ayudarte a establecer un plan para abordar tus objetivos.

Te invito a leer: Indicadores logísticos en la cadena de suministro

9- Aprende cómo comunicarte efectivamente

La comunicación efectiva es una de las partes más importantes del liderazgo, y los diferentes miembros del equipo responderán a diferentes estilos.

Los psicólogos laborales han definido cuatro estilos de comunicación en los que todos caemos. Al comprender estos cuatro estilos, podrás comunicarte mejor con aquellos con los que trabajas.

Pensadores:

Los pensadores necesitan tiempo para procesar y pensar las cosas antes de responder. Trabajan despacio, deliberadamente, y quieren asegurarse de que todo esté bien.

Socializadores:

Los socializadores prosperan hablando con otros y obtienen energía de sus colegas. Los socializadores trabajan rápido, tienen grandes ideas y procesan la información muy rápidamente.

Directores:

Los directores son conocidos por hacer las cosas de manera rápida y eficiente. Procesan las cosas rápidamente, toman decisiones rápidas y les gusta la investigación y los hechos probados.

Relatores:

Los relatores están orientados a las relaciones y disfrutan trabajar con otros. A diferencia del socializador, se mueven a un ritmo más lento y tranquilo.

Te gustará leer también: 7 Estrategias comerciales para atraer clientes

10- Crea un sistema de comentarios

Crea un sistema de comentarios

Es genial que hayas invertido tanto en convertirte en un mejor líder, pero tienes que volver continuamente a tu gente para saber cómo te va.

¿Cómo hacer esto? Implementa un sistema para dar retroalimentación, de modo que tus empleados siempre sientan que pueden expresarse cuando algo está mal.

Gestionar personas no es fácil, por lo que muchos líderes pasan mucho tiempo invirtiendo en estrategias para el mejoramiento de las habilidades directivas. Si aplicas estas 10 estrategias, seguramente mejorarás tus habilidades de gestión de personas. Al hacerlo, te convertirás en el tipo de líder que quieres ser: alguien que inspira, enciende y construye tu equipo.