Riesgos del Comercio Exterior

Los Riesgos siempre existen cuando se inicia una comercialización. Por eso es preciso conocer los tipos de riesgos que hay en el Comercio Exterior.

Como ya apuntábamos en el blog  «¿Qué es el Comercio Exterior?» Es igual que el Nacional, con la única diferencia que en el Comercio Exterior existen aduanas y el transporte es internacional, pero tanto un tipo como otro tiene un objetivo único: la satisfacción de la demanda en las mejores condiciones de servicio, coste y calidad.

Los Riesgos a afrontar en el Comercio Exterior

Como hemos dicho antes, los Riesgos siempre existen cuando se inicia una comercialización, ya sea Nacional o Internacional. Pero siempre existe mayor riesgo cuando se hace negocio fuera del país de origen.

La mayoría de los riesgos vienen adquiridos porque casi siempre es más difícil obtener información del país con el que se está realizando la negociación.

Por lo tanto, operar de manera internacional siempre trae consigo diferentes riesgos:

  • En el cambio de moneda: Cuando se opera con dos monedas hay que tener en cuenta que sus cotizaciones varían impulsadas por variables de mercado
  • Riesgo comercial: Si ninguna operación está exenta de riesgo, la falta de pago por parte del importador es uno de los mayores riesgos porque siempre es difícil conocer en detalle la solvencia económica, financiera  y su reputación.
  • Causas ajenas: No se puede predecir situaciones ajenas como catástrofes naturales (terremotos, inundaciones, maremotos, etc.) o cambios políticos (golpes de estado, guerra, etc.)
  • Amenazas en el transporte: A mayor distancia mayor manipulación de la carga. Las grandes distancias requieren emplear más de un medio de transporte. por lo tanto, los riesgos de pérdida o deterioro de la carga aumentan.
  • Cambio en la política exterior de nuestro país: Cambios bruscos de alineamientos políticos pueden generar grandes modificaciones en la situación particular de un sector o de la economía en general.
  • Cambio en la política de comercio exterior en el país del importador: El mismo caso pero en el país del importador.
  • Rechazo de la mercancía en el destino: Aquí pueden darse dos situaciones. Una que el importador actúe de mala fe, sabiendo que el coste de traer la mercadería de regreso es casi prohibitivo para cualquier empresa. O que por alguna razón no generada por el importador la mercadería no llegue en tiempo y forma con lo cual el importador decide rechazar la mercadería.
  • Riesgo de abastecimiento: Que están vinculados a factores comerciales o extraordinarios. En mayor o menor medida todos los productos dependen de insumos o materias primas importadas.
  • Conflictos laborales: Ej. Un piquete puede demorar la llegada de la carga al puerto provocando la pérdida del buque.
  • O pérdida de mercado: También vinculados a la distancia, la manipulación o transbordos.

Siempre existirán riesgos pero también hay medidas para reducirlos. Por lo tanto, es fundamental que antes de iniciar una operación internacional que se intente conocer el mercado y al comprador o vendedor.

En resumen, hay que tomar precauciones para intentar minimizar cualquier tipo de riesgo no deseado dentro del Comercio Exterior. Por eso, con una formación adecuada siempre es mejor para minimizar cualquier tipo de problema.

Deja un comentario

Search