Principios de la dirección en administración de empresas

Todos los negocios deben preocuparse por los principios de la dirección en administración de empresas. Las decisiones de gestión afectarán el éxito de una empresa, la salud de su entorno de trabajo, su crecimiento y el valor y la satisfacción del cliente.

Este artículo discute los principios de la dirección empresarial, a fin que puedas tomar decisiones efectivas para tus negocios.

 Principios de la dirección en administración de empresas: ¿Cuáles son?

Los principios de gestión se aplican a todas las organizaciones, grandes o pequeñas, con o sin fines de lucro. Incluso las pequeñas empresas de una sola persona deben preocuparse por los principios de gestión porque sin una comprensión fundamental de cómo se gestionan las empresas, no puede haber una expectativa realista de éxito.

 la dirección en administración de empresas

Recuerda que la razón más común atribuida al fracaso de la pequeña empresa es el fracaso por parte de la administración.

Principios para dirigir y administrar un negocio

Los principios básicos de los negocios se basan en cinco componentes: Valor; Organización Competencia, Control y Rentabilidad.

Rentabilidad

Dentro de los principios comerciales más importantes obligatoriamente se incluye la rentabilidad. La gestión de proyectos y el trabajo para optimizar tus procesos es inútil si no hay resultados expresados en términos monetarios. Las empresas deben ganar dinero: este es el principio principal.

Valor

Este principio es uno de los más importantes. Tu empresa debe crear valores a partir de sus recursos, que pueden ser objetos y servicios. Al elegir la dirección principal y elaborar un plan, debes centrarte en lo que los consumidores necesitan. Encontrar formas de satisfacer las necesidades o solucionar los problemas de las personas es un principio fundamental de la dirección en administración de empresas.

Los cinco métodos para pronosticar la demanda

Organización

La organización de cualquier negocio debe incluir los recursos disponibles y las metas que se lograrán utilizando esos recursos. El trabajo debe construirse de la manera más eficiente posible para que cada departamento cumpla de manera óptima sus tareas. Lo mejor para lograr este objetivo es que hagas   una estructura organizativa.

Establecer una jerarquía administrativa es la base para llevar a cabo la función de organización. Tanto la efectividad de las organizaciones como la satisfacción de los trabajadores requieren que haya una dirección clara y decisiva del liderazgo, claridad de responsabilidades, rendición de cuentas, un claro proceso de aprobación y, las reglas que rigen el comportamiento aceptable de los empleados.

Cada empleado debe saber quién es responsable de qué, tener la autoridad para llevar a cabo sus responsabilidades y no recibir instrucciones contradictorias de diferentes jefes. La ausencia de estas funciones organizativas puede tener consecuencias debilitantes para los empleados en particular y el negocio en general.

Competencia

La ventaja competitiva es algo de lo que los principios empresariales no pueden prescindir. La gestión de proyectos puede llamarse exitosa solo si la empresa hace algo mejor que otros. La ventaja competitiva puede ser un solo producto o un aspecto: los precios más favorables, la mayor variedad de productos y la más alta calidad.

Por lo tanto, las empresas deben contar con personal competente que pueda hacer el trabajo necesario para lograr que el negocio sea un éxito.

Todo lo cual implica seleccionar, ubicar, capacitar, desarrollar, compensar y evaluar a los empleados. También sería extremadamente útil si estas personas pudieran ser retenidas.

Control

Una vez que hayas determinado la meta principal y los objetivos de tu negocio, es importante que establezcas procesos de gestión y sistemas de control. Esto no significa principios demasiado rígidos o métodos estrictos.

Este principio implica que cada empleado es consciente de sus tareas, conoce los objetivos principales del trabajo y hace todo lo que está a su alcance para obtener un resultado elevado. Con un sistema de gestión que funciona bien, los gerentes tienen control e información, gracias a los cuales administran la empresa o el departamento.

El control consiste en evaluar y regular las actividades en curso para garantizar que se logren los objetivos.

Principios para dirigir y administrar un negocio

Pasos en el proceso de control

Hay cuatro pasos comúnmente identificados en el proceso de control.

1- Establecer estándares de rendimiento es el primer paso. Los estándares permiten a los empleados saber qué esperar en términos de tiempo, calidad, cantidad, etc.

2- El segundo paso es medir el rendimiento, para determinar los resultados.

3- Comparar los rendimientos es el tercer paso. Esto es cuando el rendimiento real se compara con el estándar.

4- El cuarto y último paso, es tomar medidas correctivas, es decir, realizar las acciones necesarias para volver a encarrilar las cosas.

Las funciones de control deben ser de movimiento circular, por lo que todos los pasos se repetirán periódicamente hasta que se logre el objetivo.

Como has visto, las decisiones basadas en la aplicación de los principios de la dirección en administración de empresas son fundamentales para el logro de los objetivos organizacionales.

Deja un comentario

Search