¿Qué es la seguridad laboral?

El concepto de seguridad laboral en el sitio de trabajo, se basa en una premisa bastante simple: toda actividad profesional genera riesgos para la seguridad de un trabajador, en mayor o menor grado.

Enmarcado en la legislación española, el concepto de seguridad en el trabajo da lugar constantemente a nuevas regulaciones, nuevas medidas e innovaciones.

Aunque las cifras de seguridad en el trabajo revelan que el hombre está involucrado en más de dos tercios de los accidentes laborales, la tarea de los directivos de las empresas es reducir los riesgos en la medida de lo posible a fin de proteger a sus empleados y preservar su integridad física y moral.

La salud y la seguridad laboral: una obligación para el empleador

La obligación de seguridad laboral

La obligación de seguridad laboral, ya no se entiende sólo como una obligación del empleador de garantizar la seguridad física de los empleados (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales).

Se ha ampliado para incluir la protección de todos los riesgos a los que puede estar expuesto un empleado como resultado de sus funciones y, en particular, la protección de los riesgos psicosociales como el agotamiento, el alcoholismo, la ansiedad reactiva, etc.

Y si bien la ley sólo exige al empleador que adopte todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y proteger la salud física y mental de sus empleados, la jurisprudencia va más allá.

Esta impone una verdadera obligación de resultado, es decir, al extender a todos los aspectos de la garantía de la buena salud física y mental de los empleados las obligaciones originalmente establecidas en el contexto de la exposición a las enfermedades profesionales.

Implicaciones legales

Así pues, dado que el empleador está obligado a lograr un resultado, en caso de peligro para el empleado o de falta de seguridad, se presumirá que el empleador es responsable en virtud de la ley. Sólo podrá eximirse de su responsabilidad demostrando un caso de fuerza mayor o, en su defecto, el hecho de que el propio empleado haya contribuido a la producción del daño.

Los que se ocupan de la salud y la seguridad en el trabajo

Por lo tanto, el jefe de la empresa es directa y personalmente responsable de la seguridad laboral y la protección de la salud de cada uno de sus empleados.

Sin embargo, puede ser asistido por especialistas en prevención de riesgos laborales, inspector de trabajo, ingeniero asesor o inspector de seguridad, técnicos de prevención de las mutuas de seguros, organismos de asesoramiento y formación especializados en seguridad y salud en el trabajo, médico laboral, entre otros.

Sin embargo, no es el único. Hay varios actores en el ámbito de la salud y la seguridad en el trabajo, ya que la seguridad es asunto de todos, los empleados y sus representantes (comité de empresa, dirección) están obligados a dar todo su apoyo y a participar activamente en las acciones de prevención y protección.

La salud y la seguridad en el trabajo: los principios de la prevención de riesgos

A fin de cumplir con su obligación de seguridad, el empleador está obligado a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y proteger la salud física y mental de sus empleados.

Para ello, debe gestionar acciones para prevenir los riesgos profesionales y la dureza en el trabajo (por ejemplo, publicando recordatorios de instrucciones, aplicando documento único de riesgos, etc.).

También poner en marcha acciones para informar y formar a los empleados en materia de salud y seguridad (por ejemplo, simulacros de incendio y accidentes laborales, gestos y posturas, etc.), así como una organización del trabajo y recursos adecuados.

Evidentemente, estas medidas deben adaptarse constantemente a las circunstancias para mantener o mejorar el nivel de protección.

Conoce la importancia de la evaluación de riesgos laborales

Algunos principios que pueden considerarse son los siguientes:

Evitar los riesgos
  • Evitar los riesgos
  • Evaluar los riesgos que no se pueden evitar
  • Luchar contra los riesgos en la fuente
  • Adaptar el trabajo al hombre
  • Tener en cuenta la evolución de la tecnología,
  • Reemplazar lo que es peligroso con lo que es menos peligroso o no es peligroso en absoluto
  • Planificar la prevención
  • Tomar medidas de protección colectiva con prioridad sobre las medidas de protección individual,
  • Dar las instrucciones adecuadas a los trabajadores.

Para favorecer un enfoque multifactorial de la prevención de riesgos laborales (organizativo, humano, técnico, etc.), estos principios deben aplicarse de acuerdo con los valores esenciales y las buenas prácticas de prevención.

Para descargar este artículo en un archivo PDF da clic AQUÍ

Deja un comentario

Search