¿Que es el flujo logístico?

El flujo logístico es el proceso de cómo los productos son producidos y después, ser entregados al cliente. Este puede clasificarse en empujados, tirados, tensados y sincronizados, y probablemente es fácil reconocerlos y dar ejemplos cuando se explique.

La gestión del flujo logístico

La gestión del flujo logístico tiene que ver con gestionar el conjunto de actividades periódicas que se llevan a cabo durante la elaboración de una mercancía o su comercialización. Es este flujo continuo de materiales, partes, subconjuntos, labores en progreso y mercancías terminadas, a lo largo de la cadena de elaboración y comercialización que forma el flujo.

En una compañía, cuando todas las mercancías producidas pasan por las mismas fases de producción, se encuentra solo una línea de producción y, por lo tanto, un flujo.

Si, en otro orden de ideas, se termina con los productos X, W y Z que, en una de sus fases de elaboración, pasan por una cadena de labores distintas para cada una de las tres mercancías, se tiene en forma general tres flujos de fabricación.

La gestión del flujo logístico

Una secuencia también se puede conceptualizar como cadena de actividad o cadena de valor (en inglés: secuencia de valor).

Los objetivos de la gestión del flujo

La caracterización, análisis y reducción de cualquier tipo de desperdicio o mal uso de los recursos en el proceso de suministro, fabricación o distribución. Periódicamente se realiza un estudio para determinar cada vez las causas reales del desperdicio, para llevarlas al nivel del equipo piloto que será responsable de iniciar las acciones correctivas.

La separación de las actividades con valor agregado y sin valor agregado (desde el punto de vista de la clientela o la necesidad de ser satisfechas). Luego se eliminan las actividades sin valor (fuente de pérdidas y desperdicio en el proceso).

Esta reducción de desperdicio a largo plazo termina convirtiéndose en una ventaja competitiva para la empresa.

Clasificación de los Flujos Logísticos

La logística es una pieza de capital importancia para lograr el éxito de las operaciones. A continuación, se muestra la clasificación del flujo logístico.

Flujo interno

Movimiento de componentes y diferentes materiales en la red de producción. Aquí se llevan a cabo diferentes procesos para manipular los materiales y transformarlos, tratarlos, manipularlos y almacenarlos.

Flujos externos

Flujo de abastecimiento: Se incorporan muchos tipos de consumibles y materiales desde los distintos proveedores hasta los almacenes de la fábrica que lo requiere.

Flujo de distribución: salida de los productos terminados o por terminar hacia los almacenes de la empresa.

Según la forma de suministro seleccionada, los flujos logísticos pueden ser de distintas formas. Así es como se pueden distinguir:

Flujo de distribución

Flujo arrastrado

El flujo arrastrado es la forma más usual de logística. Los productos son producidos, almacenados y enviados a los clientes de esta manera. Las empresas dimensionan sus existencias utilizando las previsiones de demanda.

En forma muy simple, el desencadenamiento de la entrega o fabricación de un producto sólo se realiza a petición de la estación cliente.

Descubre cómo es el proceso de paletización

Flujos tensos o empujados

Los flujos arrastrados son lo opuesto a los flujos empujados y en este caso son los pedidos del cliente los que definen las cantidades a producir, y que dimensionan las existencias. Obviamente, una respuesta rápida a las necesidades del cliente es esencial para los productores.

Una particularidad de los flujos internos, en estos tipos de flujos, cada etapa de fabricación se desencadena por la disponibilidad de las materias primas o de los componentes de la estación de entrada.

Flujo Sincrónico

Por último, el flujo sincrónico aparece cuando la producción o el suministro se hace según las instrucciones o necesidades del cliente. Esto es muy usual en la industria automotriz y se debe a que los fabricantes de componentes siempre están ubicados cerca de la fábrica de automóviles.

Los flujos logísticos son muy importantes para el funcionamiento de una empresa, ya que, si funcionan adecuadamente, se puede incrementar la productividad en los procesos de producción. Los aumentos en la eficiencia de la cadena de comercialización, se atribuyen a una mayor unificación y simplificación de la información y los inventarios disponibles.

Para descargar este artículo en un archivo PDF da clic AQUÍ

Deja un comentario

Search