El pronóstico de demanda en una Cadena de Suministro

En una cadena de suministro se tiene que tener en cuenta diferentes factores para que no existan despilfarros, tiempos de espera… Por ello, en la gestión eficaz de una cadena se debe incluir un pronóstico de la futura demanda del producto o servicio.

Se considera un pronóstico de demanda a todas las decisiones relacionadas con la cadena de suministro tomadas antes de que esa demanda se haya materializado, además forman la base de toda planificación de una cadena. Por lo tanto, lo que debe realizar el responsable de una cadena en primer lugar, es pronosticar la demanda del cliente.

Pero ¿Cuáles son las características del pronóstico de demanda en la Cadena?

El responsable de un cadena de suministro puede emplear la información de la demanda histórica para pronosticar la demanda futura y cómo estos pronósticos afectan a la cadena de suministro. Los pronósticos son procesos críticos, continuos y se prevén para conseguir buenos resultados.

Existen varios modelos de pronósticos respecto al tiempo que engloban, como son:

  • Los pronósticos a corto plazo se realizan cada mes o menos y el tiempo de planteamiento tiene vigencia de un año. Se usan para proyectos de abastecimiento, producción, asignación de mano de obra a las plantillas de trabajadores y planificación de los departamentos de fabricación.
  • Por otra parte, los pronósticos a medio plazo abarcan un periodo entre seis meses a tres años. Estos se usan para estimar los planes de ventas, producción, flujos de efectivo y realización de presupuestos.
  • Y por último, los pronósticos a largo plazo tienen una duración de tres o más años. Esta modalidad se usa en la planificación de nuevas inversiones, lanzamiento de productos o tecnológicos, así como en la realización de proyectos. En general, los pronósticos de largo plazo son menos precisos que los de corto plazo; es decir, los primeros tienen una mayor desviación del error en relación con la media de los segundos.

Tanto las empresas como los directivos que forman parte de una cadena deben de tener presente las diferentes características entorno a los pronósticos:

  • Porque los pronósticos siempre son imprecisos y por tanto deben incluir tanto el valor esperado como una medida de error del pronóstico. Por tanto, el error de pronóstico o la incertidumbre de la demanda debe ser una información clave en la mayor parte de las decisiones de la cadena de suministro. Pero son pocas las empresas que llevan un registro del error de pronóstico.
  • Los pronósticos agregados suelen ser más precisos que los desagregados, ya que tienden a tener una menor desviación del error en relación con la media. La diferencia clave entre los tres pronósticos es el grado de agregación. El PIB es una agregación de muchas compañías y los ingresos de una compañía son agregaciones de diversas líneas de productos. Cuanto mayor sea la agregación, más preciso será el pronóstico.
  • En general, cuanto más arriba está una compañía en una cadena de suministro mayor será la distorsión de la información que reciba, un ejemplo clásico de esto es el efecto de látigo. El pronóstico colaborativo basado en las ventas al cliente final ayuda a las empresas que se encuentran más lejos del consumidor a disminuir el error de pronóstico.

Existen varios métodos para pronosticar la demanda como son el análisis de los registros históricos, el método de la demanda potencial o el de la investigación de mercados. ¿Cuál crees que puede ser el método que más se utiliza una fábrica para realizar un pronóstico? Ya que, cuando se realiza un pronóstico permite elaborar una proyección o presupuesto de ventas y, a partir de ahí, se puede realizar los demás presupuestos.

Search