Comunicación efectiva: 5 estrategias indispensables

La comunicación es una parte integral de nuestra vida. Nos comunicamos constantemente, incluso cuando estamos en silencio (a través de nuestros gestos, movimientos, expresiones faciales).

La comunicación efectiva no se trata solo de transmitir información. Para una comunicación efectiva, es importante, no solo poder hablar, sino también poder escuchar, escuchar y comprender de qué está hablando la otra persona. Todos desarrollamos estas habilidades de comunicación efectiva por nosotros mismos de forma independiente, aprendiendo de las personas que nos rodean (en primer lugar, los padres).

Debemos recordar que para una comunicación efectiva, debemos establecer contacto entre los interlocutores.

Para una comunicación efectiva, también se recomienda hablar al mismo ritmo y en el mismo volumen, así como usar la misma postura (de pie o sentado) que el interlocutor.

No debe usar frases largas adornadas en una conversación, usando solo palabras comunes, porque en este caso existe el riesgo de ser mal interpretado. Sin embargo, es importante hablar de manera concreta y esencial para que el interlocutor pueda comprender fácilmente todo y entender exactamente lo que quieres decir.

La comunicación no verbal es un componente muy importante de la comunicación efectiva. Solo el 7% de la comunicación es directamente palabras. Esto significa que el 93% de la comunicación consiste en expresiones faciales y gestos. La comunicación no verbal también se utiliza para mostrar una respuesta a lo que se nos dice.

Una vez que finaliza la conversación, debe comunicar cierta información, asegúrese de que se le entienda correctamente.

No perciba pasivamente la información del interlocutor. Durante la conversación, se recomienda aclarar con gestos, expresiones faciales que está escuchando y escuchando al interlocutor, que comprende lo que está informando.

El mundo moderno está diseñado para que sin una comunicación efectiva con las personas, sea difícil lograr el éxito en el trabajo, construir una vida personal. La efectividad de la comunicación depende principalmente de cuánto habla una persona y está abierta al exterior.

1. Ayuda a la otra persona

Recuerde que la persona con la que está hablando generalmente tiene la misma dificultad en la conversación que usted. Lo más probable es que esté agradecido si simplifica su tarea: si camina alrededor de un tema que no se atreve a tocar, invítele a hablar sobre lo que le interesa. Ayude a que la conversación avance, pregúntele qué piensa y siente, qué decisiones le vinieron a la mente.

Divida la conversación en etapas, pronunciando la idea principal y cuando desee cambiar ligeramente el tema: “Entiendo. Entonces, eres infeliz porque nadie aprecia tus méritos. Dime, ¿qué podríamos hacer para cambiar la situación? Mantenga un registro de la reacción del interlocutor: si él asiente con la cabeza, la conversación se está moviendo en la dirección correcta. Si protesta y dice que fue mal entendido, no imponga sus formulaciones, deje que formule abiertamente.

2. Pregunte

La mejor manera de obtener la información que necesita es preguntar directamente. Nos encanta pensar por los demás, como si supiéramos lo que el otro tiene en mente. Esta es una ilusión peligrosa: verifique su comprensión de la situación preguntando directamente. El curso de la conversación depende de preguntas bien elegidas. No debe evaluar los resultados de una conversación solo en función de los datos recibidos.

En primer lugar, valore su opinión sin negar la utilidad y objetividad de la opinión del interlocutor.

«Se puede extraer información útil de cualquier conversación», dice Alan Barker, director gerente de una empresa de consultoría dedicada al desarrollo de la creatividad y las habilidades de comunicación. – Por ejemplo, sin siquiera recibir respuestas inequívocas, entendemos cuán honesto es el interlocutor con nosotros o cuán competente. Utilice las llamadas «preguntas abiertas» que no requieren una respuesta de sí o no: ayudan al interlocutor a compartir sus pensamientos, exponiendo la lógica de su razonamiento. «¿Que harías tú en mi lugar?» o «¿Qué opinas? ¿Dónde se esconde el error?»

3. Mostrar respeto

La confianza y el respeto propio, que una persona demuestra en un diálogo, lo ayudan a impresionar, a sentirse como un anfitrión de una conversación. Es importante cumplir con la medida: si está tratando de suprimir al interlocutor, una conversación productiva no funcionará. Es por eso que la capacidad de respetarse a uno mismo sin menospreciar a los demás es tan importante. ¿Qué significa esto?

«En primer lugar, valore su opinión sin negar la utilidad y objetividad de la opinión del interlocutor», dice Gregory Baker, escritor. – Hable sobre sus necesidades y deseos, no imponiéndolos a otros, sino «vendiendo», explicando por qué su posición será beneficiosa para todos. Deje que el interlocutor exprese su opinión, y si no está de acuerdo con él, justifique por qué y no se salga con un «no» decisivo y categórico. Recuerde que una persona que se respeta a sí misma no levanta el tono cuando se involucra en una escaramuza ”.

comunicación con respeto

4. Convierta las emociones negativas en positivas.

En la vida, y por lo tanto lo suficientemente negativo: al tratar de discutir en conversación con otros las «llagas» y los problemas, corre el riesgo de asustar a todos los interlocutores. Encuentre algo positivo en cualquier tema: si le cuenta a su subordinado las bajas ventas, entable una conversación sobre cómo aumentarlas. Si solicita un aumento de sueldo, no hable sobre su angustia, sino sobre los beneficios que aporta a la empresa (con ejemplos específicos mencionados).

George Orwell también señaló cuán fácilmente los políticos manipulan a la audiencia, reemplazando hechos negativos con eufemismos: por ejemplo, llamando al bombardeo «mantenimiento de la paz», aumentando los impuestos «optimizando la política financiera» y violando la ley «restaurando el orden constitucional». Por supuesto, no debes competir con los demagogos en cinismo, pero vale la pena elegir las palabras correctas.

5. Deja de hablar

Tomar un descanso en el tiempo es una de las mejores estrategias de comunicación. Es indispensable cuando varias personas están hablando, por ejemplo, durante una sesión de lluvia de ideas o discutiendo un problema de trabajo complejo. Deje que otros hablen y escuche a usted mismo, interviniendo solo en los casos en que le parezca que la conversación se desvió del tema. Es más fácil moderar una conversación si logras distanciarte un poco de ella y no permitirte sentirte emocionalmente en el estado de ánimo general.

«Y si las pasiones en la conversación se han calentado, esta estrategia no tiene precio: al ver que no estás tratando de defenderte, el interlocutor podrá contener el grado creciente de su estado emocional», explica John Maxwell, pastor evangelista. – Cuando el tono y el contenido del discurso vuelven a ser constructivos, puede volver a la discusión. La «desconexión» temporal de la conversación le permitirá mantener la calma y una mente clara, tan importante para un diálogo productivo «.

  1. Reply Trofer 27 junio, 2020 at 9:33 pm

    buen artículo

Deja un comentario

Search