¿cómo hacer efectivo tu discurso?

Todos tenemos que actuar frente a una audiencia. Alguien habla frente a un auditorio para varios miles de personas, alguien frente a una docena de colegas, para alguien la audiencia del discurso se limita a los miembros de la familia. Pero todos nos comunicamos constantemente y exponemos nuestras ideas, las presentamos y las defendemos.

¿Cómo hacer que su presentación sea efectiva y convincente? ¿Cómo haces que la gente quiera escucharte? ¿Cómo captar la atención y no dejarla pasar hasta el final de tu discurso ? ¿Qué reglas, herramientas y técnicas existen para esto? Encontrarás las respuestas en este artículo.

Retire la hoja de papel

Al hablarle a una audiencia, debe pronunciar el texto sin leerlo. Cuando lee, su discurso suena antinatural y, a menudo, monótono, aburrido y francamente aburrido. Cualquiera que lea un texto con la nariz enterrada en él tiene pocas posibilidades de éxito. El habla en vivo suena más agradable. Cuando hables con tu ritmo natural, será más interesante escucharte.

También se verá como una persona más competente. Después de todo, si una persona no puede contar algo sin un texto impreso, ¿cómo entiende esto?

Al memorizar el texto del discurso, los mnemotécnicos le serán muy útiles.

Para su tranquilidad y confianza, lleve siempre consigo una lista de resúmenes impresa, pero nunca convierta una charla en una lectura aburrida.

Consejo: No intentes aprenderte el texto palabra por palabra ni utilices las expresiones que has anotado. Haga hincapié en no tartamudear y no perder el tiempo recordando una expresión bien elegida. Reemplace palabras con sinónimos, intercambie palabras al enumerar, si su orden no importa. Improvisar.

Comienzo decisivo de la actuación

Las primeras impresiones juegan un papel importante. Debes memorizar tu primera frase y ensayar a fondo. Debe ser simple y directo.

Comienzo alternativo: antes de pasar al discurso en sí, puede contar una historia o parábola que sea muy apropiada en contenido. A la gente le encantan las historias y te escucharán atentamente. Y si hace todo correctamente, esta atención permanecerá hasta el final del discurso.

Es importante que su historia sea relevante. Lo mejor es contar algo divertido, se dispone.

Consejo: Mire de cerca a la audiencia antes de comenzar a hablar. Trate de entender qué emociones y sentimientos está experimentando su audiencia. Este es el estado de ánimo con el que deberías empezar.

Si todos los espectadores están molestos con algo, tendrán caras tristes y un estado de ánimo aburrido, e inmediatamente comenzarás a contar chistes y bromas, entonces será ridículo. Serás considerado un payaso, no lo entenderán.

Al comienzo de su discurso, debe estar en la misma longitud de onda que la audiencia, en su onda. Y luego tienes que atraerlos gradualmente a tu ola, llevar a la audiencia al estado de ánimo que necesitas. Cambia gradualmente tu voz y tu entonación, llevando al oyente desde su estado de ánimo original al estado de ánimo que deseas. Entonces serás dueño de la audiencia.

¿Eres una estatua o un altavoz?

No seas estático. Si observa las actuaciones de oradores famosos en el escenario, verá que nunca se quedan quietos. Están en constante movimiento: caminando de un lado a otro o en círculos.

Es aburrido mirar a una persona que no hace nada más que lo que dice. Puedes escuchar sin mirar al escenario. Pero primero se apartarán de ti y luego dejarán de escuchar. No dejes que esto suceda.

Determine el espacio dentro del cual se moverá. Debe determinar su tamaño usted mismo, en función de las características del discurso, su carácter y comportamiento, los oyentes, el lugar del discurso y su tema.

¡Y no te olvides de gesticular activamente! Mantenga sus manos en algún lugar al nivel del pecho y haga gestos con cada palabra. Durante la actuación, la velocidad y la nitidez de tus movimientos deberían cambiar. Conduzca con las manos suavemente y enfatice los puntos importantes con gestos nítidos.

Drama

El dramatismo es tensión en el texto.

“Al mundo le encanta oír hablar de la lucha libre”, dijo Dale Carnegie y tenía toda la razón.

Tipos de lucha para su texto:

  1. Lucha contra opiniones contrarias. Cree artificialmente una disputa con una opinión diferente, muestre la lucha y salga ganador.
  2. Manejo de objeciones. Esta es una técnica muy efectiva si usted mismo presenta objeciones por adelantado y prepara respuestas para ellas. ¡Cuídate y esquiva hábilmente! Esto dará la impresión de que tu punto de vista está siendo criticado, pero puedes resistir fácilmente cualquier crítica.

Agrega dramatismo a tu actuación y será mucho más interesante escucharte.

Emocionalidad

Si usted mismo es indiferente a su desempeño, ¿cómo interesará a los demás? Demuestra que te interesa el tema del que hablas, que “vives” de él. ¡Tus propios ojos deben estar ardiendo para que puedas encenderlos en los demás!

Cambia la entonación, sube el tono, donde sea apropiado, coloca acentos, ¡no tengas miedo de mostrar emociones si la audiencia así lo dispone!

La emoción es una parte necesaria de la presentación, y si puede darse el lujo de ser emocional, entonces hágalo. Pero no te excedas. Les encantan los carismáticos y brillantes, no los payasos y los malos actores.

Brevedad

La brevedad es el alma del ingenio. Y de hecho lo es. Si una persona puede explicar algo breve, simple y fácilmente, entonces realmente lo entiende. Las personas que hablan lacónicamente parecen ser más inteligentes y competentes.

¡E imagine qué agradable sorpresa será si su actuación es más corta que el límite de tiempo asignado! Si esto no fue en detrimento del contenido, entonces el oyente definitivamente apreciará su desempeño y a usted personalmente.

Involucra a tu audiencia en la discusión. Así te escucharán con más atención, recordarán mejor de qué estás hablando. Al final, es más interesante.

Además, una ventaja indiscutible del diálogo durante el discurso es que recibe comentarios de inmediato. Si alguien tiene dudas, algo fue incomprensible o mal divulgado, entonces tendrá la oportunidad de rehabilitarse de inmediato.

Si no quieres hacer preguntas, esto no es posible en tu tema o no existen tales condiciones en la audiencia, es decir, hay otro truco oratorio.

Participación en la acción

Si no siempre puede obligar al oyente a hablar, no será difícil pedirle que levante la mano. Haga un juicio, haga una pregunta y pídales que levanten la mano. Participar en la acción hace que la actuación sea más interesante y memorable. Una persona puede olvidar tu nombre, pero no olvidará que estaba sentado con la mano levantada.

Conversacion

Si no está defendiendo su trabajo científico, entonces su estilo de discurso debe ser conversacional. Use palabras simples y oraciones simples. Sea consistente y evite el lenguaje complejo. El oyente no tiene que esforzarse para entenderte.

La idea principal

Debes tener la idea principal formulada. Cuanto más corto y preciso, mejor.

Escríbalo en una hoja de papel e intente escribir lo mismo, solo que con palabras diferentes. Usa sinónimos y reordenamientos de palabras.

Luego organice las expresiones resultantes a lo largo de su texto. La audiencia debe escuchar su mensaje principal y su punto principal repetidamente. Pero si repites la misma combinación de palabras una y otra vez, será molesto.

La mayoría de los oyentes están esperando la conclusión. Por lo tanto, termine su discurso con la repetición más detallada de la idea principal y resumiendo el discurso.

Final decisivo

Después de la conclusión y el resumen, debe decir la frase final. Al igual que el inicial, es mejor idearlo y ensayarlo con anticipación. El principio y el final se recuerdan mejor: recuerda esto. Da una buena impresión a ti mismo.

Estoy seguro de que ahora sus actuaciones serán mucho más efectivas. Al mejorar la calidad de sus actuaciones, aumentará su confianza en sí mismo y su credibilidad a los ojos de los demás. Crear nuevas ideas y presentarlas con éxito.

Deja un comentario

Search