Cómo desarrollar la estrategia digital de una empresa

La tecnología está cambiando radicalmente la identidad corporativa, la percepción de la empresa ante los ojos de los empleados, la experiencia del público y de los clientes de las organizaciones de diversas industrias. 

La digitalización brinda a las empresas enormes oportunidades para innovar, lo que a su vez abre nuevas perspectivas para generar ingresos y aumentar el valor mientras se mantienen por delante de la competencia.

No hay dos empresas que tengan las mismas necesidades digitales: todas las organizaciones deben desarrollar una estrategia digital personalizada que les ayude a evaluar cómo las tecnologías digitales impactan en su empresa, en qué herramientas digitales invertir y cómo utilizarlas para hacer crecer su negocio.

Algunas empresas han destacado como líderes en el mercado europeo gracias a la contratación de expertos en asesoría y estrategia digital en toda Europa, brindando soluciones innovadoras a clientes de diversos sectores y ayudándolos a alcanzar el éxito en el entorno digital.

¿Qué es una estrategia digital?

Una estrategia digital es un plan para implementar iniciativas y tecnologías digitales para lograr procesos comerciales más eficientes. Una hoja de ruta de estrategia digital ayuda a las empresas a impulsar la innovación digital y desbloquear nuevas oportunidades para crear ventajas competitivas, aumentar los ingresos y agregar valor. 

La creación exitosa de una estrategia digital innovadora ayuda a las empresas a satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes, ampliar su presencia en el mercado y construir una reputación comercial que las distinga de la competencia.

Una estrategia digital se centra en el uso de la tecnología para mejorar el rendimiento empresarial, ya sea que eso signifique introducir nuevos productos de software o repensar los procesos actuales. Define la dirección que tomará la organización para crear nuevas ventajas competitivas a través de la tecnología, así como las tácticas para lograr estos cambios. Normalmente, estas acciones implican cambios en el modelo de negocio a medida que las nuevas tecnologías permiten servicios que antes eran imposibles.

Es importante recordar que una estrategia digital es a la vez un concepto y un documento procesable, lo que significa que, en última instancia, una estrategia digital debe conducir a un plan o hoja de ruta concretos. Puede cambiar de táctica a medida que implementa su estrategia, pero aún así debe tener una comprensión clara de lo que significa lo digital para su empresa en un sentido global. 

Estrategia digital en el contexto de la transformación digital

Recientemente, los conceptos de transformación digital y estrategia digital a menudo se intercambian. Estos dos términos están estrechamente relacionados, pero difieren en su alcance. La transformación digital conlleva cambios en cuatro áreas: procesos de negocio, tecnología, cultura corporativa y modelo de negocio. El proceso de transformación digital requiere la modernización de toda la organización e implica cambios en todos los ámbitos de actividad.

La estrategia digital, por otro lado, se centra en la tecnología más que en la cultura. Una estrategia digital utiliza la tecnología para crear las capacidades que una empresa necesita para convertirse en un negocio digital. El desarrollo de estrategias es un componente clave del proceso de transformación digital y garantiza que las tecnologías se implementen de una manera que se alinee con los objetivos comerciales.

Estrategia digital o estrategia de TI

La estrategia digital busca formas de utilizar la tecnología para transformar toda la empresa, mientras que la estrategia de TI se centra en transformar la tecnología de forma aislada. Tradicionalmente, el proceso de desarrollo de la estrategia de TI implicaba determinar en qué tecnologías invertir en función de la dirección actual del negocio. En cambio, una estrategia digital analiza las actividades y procesos comerciales que deben transformarse para brindar mejores servicios y valor agregado a los clientes. Gracias a este enfoque, las empresas digitales obtienen nuevas ventajas competitivas y oportunidades de crecimiento.

La estrategia digital en Europa

La estrategia digital en Europa ha experimentado una transformación significativa en los últimos años. Esta evolución se ha visto impulsada por diversos factores, como la creciente adopción de tecnologías digitales, la demanda de servicios en línea y la importancia de la economía digital en el continente.

En primer lugar, la pandemia de COVID-19 aceleró la digitalización en Europa, ya que las empresas y los gobiernos se vieron obligados a adaptarse rápidamente a un entorno en línea. Esto llevó a un aumento en el comercio electrónico, la telemedicina, la educación en línea y el teletrabajo, entre otros.

En segundo lugar, la Unión Europea ha estado trabajando en la implementación de su estrategia digital para garantizar la soberanía tecnológica y promover la innovación. Esto incluye la inversión en infraestructuras de banda ancha, la promoción de la inteligencia artificial y la ciberseguridad, y la regulación de las grandes tecnológicas para garantizar un mercado digital justo.

Además, la estrategia digital también se ha centrado en la protección de datos y la privacidad de los ciudadanos europeos, con la implementación del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

En resumen, la estrategia digital en Europa se ha vuelto fundamental para la economía y la sociedad del continente. Ha impulsado la innovación, la adopción de tecnologías avanzadas y la protección de los derechos de los ciudadanos en línea. El futuro de Europa está ligado a su éxito en el ámbito digital, y se espera que continúe siendo una prioridad en los años venideros.

Cómo desarrollar una hoja de ruta de estrategia digital

Cómo desarrollar una hoja de ruta de estrategia digital

El camino para construir una estrategia digital es complejo, pero los siguientes pasos le brindarán las bases para el éxito digital:

1. Reúna opiniones para crear una estrategia digital

Recopile cualquier información de diversas fuentes, regístrela y, si es posible, visualícela. En esta etapa, no es necesario analizar los datos disponibles; lo principal es comprender qué información está disponible y sobre qué se puede construir y pasar a la siguiente etapa.

2. Determinar el estado digital actual de la empresa  

Al desarrollar una estrategia digital, es importante entender para qué empresa se está desarrollando. Si una empresa se encuentra en una etapa de desarrollo digital que no está en línea con la estrategia, todas las iniciativas implementadas pueden fracasar.

3. Explore el panorama tecnológico

Cualquier estrategia digital debe abordar las tendencias tecnológicas micro y macro que están dando forma a la industria, creando una ventaja competitiva en los años venideros.

En el contexto de una estrategia digital, hay cuatro factores a considerar:

  • Explorar tecnologías emergentes que darán forma al futuro de la industria durante los próximos años;
  • Identificar las necesidades existentes de los clientes; 
  • Estudiar los factores que configuran el comportamiento del cliente;
  • Analizar a todos los competidores directos e indirectos y su experiencia con las tecnologías digitales.

4. Interpretar y analizar datos en profundidad

Una vez que haya recopilado la información necesaria y comprenda las tendencias predominantes, analice los datos. En esta etapa debe hacerse preguntas como:

“¿Y ahora qué?”:

  • ¿Qué nos dicen estos datos?
  • ¿Qué oportunidades y desafíos existen en esta etapa?
  • ¿Hay algún significado importante para esta información?
  • ¿Dónde están las principales fuentes de ingresos digitales? ¿Cómo están cambiando estas fuentes de ingresos?

Preguntas sobre “qué pudo haber sido”:

  • ¿Qué acciones conducirán a un mayor crecimiento/ingresos/beneficios?
  • ¿Hay algo que podamos hacer para aumentar el impacto de la tecnología?
  • ¿Hay áreas en las que somos particularmente vulnerables/en riesgo? ¿Estos cuellos de botella representan un riesgo si no se toman medidas?

Es muy importante hacer preguntas de tipo «¿Qué pasaría si?». Por ejemplo:

– Si las tendencias “A”, “B” y “C” aparecieran simultáneamente y más rápido de lo que pensábamos, ¿cuáles serían nuestras acciones?

– Si el competidor “B” entrara a este mercado más rápido de lo que esperábamos, ¿qué haríamos?

– Si capitalizáramos esta importante tendencia tecnológica invirtiendo en ella y tuviera éxito, ¿cómo afectaría eso a nuestro negocio?

En esta etapa, se forman hipótesis. Luego podemos desarrollar esta base de supuestos a través de la experiencia real o mediante el desarrollo de escenarios hipotéticos.

5. Definir objetivos, metas y prioridades estratégicas

Aclare sus principales objetivos estratégicos y planifique sus acciones y tácticas en base a ellos. Serán ideas que darán vida a los principales objetivos y prioridades. En esta etapa es importante aclarar:

  • ¿Qué ganarán la empresa y los clientes con esta acción?
  • ¿Cómo corresponderá la acción a la estrategia?;
  • ¿Qué efecto (conversión, registro, ingreso, etc.) traerá la acción?
  • Precio;
  • Momento;
  • Prioridades de acción. 

Una vez que responda estas preguntas, podrá organizar sus hallazgos en una hoja de ruta.

7. Elaboración de un plan de implementación digital

El último paso para crear una hoja de ruta de estrategia digital es crear un plan de implementación digital. En él, describa cómo fomentará la adopción de nuevas tecnologías entre sus empleados, usuarios y clientes. Esto requerirá una gestión del cambio para incorporar y capacitar a los empleados en nuevos productos de software y procesos comerciales, así como brindar soporte digital. 

Es importante evitar la resistencia al uso de nuevas herramientas digitales y procesos comerciales para que la ejecución de la estrategia no falle y la tecnología pueda generar retorno de la inversión.

Conclusión

La introducción de tecnologías digitales es un paso importante hacia cambios positivos en la empresa, su desarrollo y crecimiento. Para construir adecuadamente una estrategia digital, responda las siguientes preguntas: 

  • ¿Puede la tecnología digital cambiar su empresa?
  • ¿Cómo puede la tecnología digital mejorar la forma en que agrega valor al negocio para el que trabaja?
  • ¿Puede la tecnología digital cambiar a su cliente objetivo?
  • ¿La tecnología digital impacta la propuesta de valor para su cliente objetivo?
  • ¿Cómo puede la tecnología digital mejorar las capacidades empresariales que lo diferencian de sus competidores?

El objetivo es identificar cómo la tecnología digital está cambiando lo que usted hace y luego perfeccionar su comprensión desde las tendencias generales de la industria hasta los valores específicos que informarán su estrategia. Al comenzar con una comprensión clara de los objetivos de su empresa, puede evitar perder tiempo y recursos implementando tecnologías que no brindarán nuevas ventajas competitivas.

Deja un comentario

Search