Aspectos a considerar en la política de stocks

El stock es el conjunto de productos que se acumulan en un lugar, poseen un valor económico y son una parte fundamental para la actividad de una empresa. Es por ello que para que no exista despilfarros tiene que existir una política de stocks latente en una cadena de producción.

Y es mediante esta política que una empresa pretende tener una buena gestión para conocer con exactitud el volumen de salidas o ventas de cada artículo durante el período que se tenga programado.

La política de stocks en la gestión logística de un cadena de producción

La política de aprovisionamiento tiene como objetivo llevar a cabo estudios para resolver cuestiones como ¿Cuántas unidades de cada producto se deberían tener en el almacén? ¿Cuándo se debe llevar a cabo un producto? ¿Qué unidades se tendrían que solicitar en cada pedido? La respuesta está en los aspectos principales a considerar en la política de stocks, como:

Nivel de servicio

Es la capacidad de ofrecer los productos demandados en el momento de la compra del cliente. Si se quiere garantizar un nivel de servicio del 90% esto significara que se debe tener prácticamente todos los productos que solicita el cliente. Pero atención, ¿a qué coste? porque esto obligaría a tener un stock muy numeroso y es por ello que se incurriría en costes muy elevados de dicho stock.

Previsión de ventas

Aquí se puede decidir la cantidad óptima de producto para almacenar. Es por ello que se debe realizar un detallado estudio de la demanda de cada producto, es decir, se identifican o clasifican los artículos por su nivel de demanda para prestar mayor atención (tiempo, control e inversión) a aquellos artículos cuya rotura de stocks ocasionaría problemas a la empresa. Cuando más exacta sea la previsión de ventas, menos será el stock de seguridad que se tendrá que tener. Los siguientes factores nos ayudarán a dicha previsión:

  • El estudio de las ventas de períodos anteriores, ya que analizando las ventas del año anterior o un promedio de los últimos años se puede conocer la evolución que sigue cada producto y utilizar los datos como indicador de futuras ventas.
  • La oscilación sobre el histórico de ventas. El índice promedio de variación permite detectar si las ventas, del producto de estudio, siguen una tendencia al alza o a la baja y analizar las posibles causas y otros factores que puedan afectar a las ventas futuras.
  • Estudiar la situación general del mercado ya que, la actividad económica sigue unos ciclos ascendentes y descendentes que influyen en el consumo, conocer la evolución de la economía ayudará a planificar la previsión de ventas.
  • Y por último, conocer la evolución de la competencia.

Coste de gestión

Como se ha visto anteriormente, una empresa necesita almacenar ciertas cantidades de materiales y productos, pero también se tiene que ser consciente del coste que genera dicho stock. Estos costes que se originan son de cuatro tipos:

  • Coste por adquisición
  • Coste de almacenaje
  • Coste de aprovisionamiento
  • Coste por rotura

El plazo de entrega de proveedores

Por último, es fundamental tener en cuenta los plazos de entrega de los stock, ya que es el tiempo que transcurre desde la emisión de la orden de un pedido hasta la recepción de la mercancía y se incorporan al proceso productivo de la compañía.

Es por ello que si se logra reducir los plazos de entrega, disminuye el stock total necesario; con ello, se rentabiliza la inversión y la rotación del stock. En este sentido es muy importante cualquier esfuerzo que haga la empresa para mejorar la colaboración con sus pro­veedores.

En resumen, aplicando una buena política de stock en una empresa se podrá disponer de los productos adecuados, en las cantidades necesarias y en el momento que se necesiten.

Search