La diferencia entre filial o sucursal

La filial o sucursal son dos conceptos totalmente diferentes pero a la vez parecidos, ya que son formas que utilizan las empresas para abarcar ámbitos territoriales y es la última fase de internacionalización de un producto o servicio.

Por lo tanto, estos modelos tratan de estar presentes en el país de destino y realizar in situ una actividad comercial.   

La internalización a través de una filial o sucursal

La meta que tiene una filial o sucursal es poder ampliar horizontes, para la captación de nuevos mercados y la penetración de nuevos productos o servicios. Pero existen grandes diferencias entre estas dos modalidades como pueden ser los legales o fiscales.

La Filial

Es una compañía mercantil creada según las normas del estado donde se establece, con aportación de capital por parte de otra empresa, que es quien posee un porcentaje de acciones mayoritario y que ejerce el control.

La gestión de la filial es independiente de la matriz, al igual que su organización y la responsabilidad que adquiere.

Las filiales tienen personalidad jurídica propia, independiente de la matriz. Y fiscalmente están sometidas a las leyes del estado de residencia, pagando sus propios impuestos.

Por ejemplo, las filiales establecidas en España están sujetas a la misma regulación que el resto de las entidades mercantiles porque son sujetos pasivos del impuesto sobre sociedades y deben atenerse a las obligaciones contables y fiscales vigentes.

La Sucursal

Son divisiones administrativas de una entidad y pueden ser creadas tanto por empresarios individuales como por sociedades mercantiles.

Carecen de personalidad jurídica, ya que no se trata de una sociedad distinta y jurídicamente independientes de la principal sino que es una delegación de la misma empresa que se establece en otro territorio.

Tributan el impuesto sobre sociedades o, en su defecto, lo hacen por el impuesto sobre la renta de no residentes por la totalidad de las rentas.

Por ejemplo en la Unión Europea, los sucursales están obligadas a:

  • A inscribirse en el registro mercantil.
  • Y a publicar información de la empresa matriz o gobernante.

Entonces, si se quiere internacionalizar un producto o servicio ¿Filial o Sucursal?

Todo depende de cada situación, país y lo que busque la empresa en sí. Por ejemplo, quien da más credibilidad a un negocio y en particular a los bancos o proveedores es una filial, ya que es una entidad legalmente independiente. 

Pero por contra, una sucursal es mucho más eficaz cuando se trata en términos económicos, ya que tiene menos responsabilidad tributaria por su facturación inferior y menos gastos fijos.

Estructura de la cultura organizacional

Pero…

En términos de compromiso, una filial es más lucrativa para sus dueños porque es un ente independiente de la empresa matriz y por lo tanto los socios no tienen responsabilidad con las deudas y demás obligaciones.

En contra, una sucursal no es autónoma y por lo tanto la empresa matriz es totalmente responsable con las actividades comerciales.

Definitivamente, tanto las filiales como de las sucursales se obtienen beneficios para un negocio, aumentando su base de clientes mientras acceden a nuevos mercados.

Pero, no pueden ignorarse los aspectos fiscales que pueden tener importancia. Antes de elegir entre una alternativa u otra, se tendrá que hacer una comparativa entre el impacto fiscal que tiene cada una de ellas en función del país que se elija y tener en cuenta criterios como son los comerciales, los financieros o logísticos. 

Aunque son muchas las empresas que optan por utilizar el joint venture, que es un tipo de contrato entre dos o más organizaciones (alguna de ellas procedente del país destino) para la consecución de un mismo objetivo.

En conclusión, dependiendo de lo que la empresa matriz requiera en ese momento, de sus intereses, elegirá una opción u otra.

Search