El STOCK y su almacenamiento

El conjunto de productos acumulados en un lugar, que poseen un valor económico y son parte fundamental para la actividad de una empresa es el Stock.

El Stock en la distribución o empresa comercial se compone de mercancías, productos o artículos que se adquieren para su posterior venta; se almacenan para no tener que esperar la fabricación o entrega del proveedor y, a la vez, permiten hacer frente a los posibles incrementos de demanda.

¿Cuáles son los aspectos económicos y físicos del Stock?

Como ya sabemos los Stock son la suma de materiales y productos que se tienen almacenados, pero existen claras diferencias entre sus Aspectos Económicos y Físicos.

Por ejemplo, en el Ámbito Económico el Stock es el capital inmovilizado sumándole los costes financieros que generan dichos materiales y productos; mientras que el Aspecto Físico, está relacionado con las actividades del almacén; como puede ser la conservación y custodia.

  • Stock Económico: Es el conjunto de productos, mercancías y materiales que son propiedad de una compañía, dicho stock puede estar en un almacén fijo o en uno transitorio (con transitorio nos referimos al almacén de un proveedor para el ensamblaje de piezas o a los almacenes de una feria del sector etc.) La función del Stock es crear un flujo constante de mercancía, para regular la cadena de suministros.
  • Stock Físico: Son las mercancías y productos que se hallan en poder de la empresa, que necesitan de espacio para su manipulación, poseen un valor económico, y por lo tanto generan costes de almacenaje.

Pero ¿Cómo es posible que lleguemos a saber todos los entresijos que conlleva un almacenaje? Pues a través de un Máster en Logística porque conoceremos todas las características del proceso de almacenaje, entre otras cosas.

Por ejemplo, podemos saber que actualmente dentro del sector del Stock existen dos tipos de empresas. Un tipo que compiten por la Especialización, para poder ser las mejores con pocas líneas de productos que comercializan en profundidad. Pero que tienen un alto riesgo ante variaciones de la demanda cuando un artículo entra en crisis, por cambios en la moda o en los gustos del consumidor.

Y otras que compiten por Acumulación de gran cantidad de productos para que su negocio no dependa de unos pocos. La finalidad de los almacenes que se dedican a comercializar gran variedad de artículos es para diversificar los riesgos, así cuando disminuye la demanda de un artículo puede seguir subsistiendo porque disponen de otros productos.

Entonces, ¿Para minimizar los riesgos, por qué no todas las empresas compiten por Acumulación?

Porque las empresas que compiten por Especialización con unos pocos productos aportan las ventajas de un “saber hacer” en la gestión del almacenaje. La ventaja de la especialización se ve en la mejor preparación, disminución de los costes mediante economías de escala y mayor satisfacción de los clientes; como puede ser el caso de una empresa especializada en el almacenamiento y distribución de una marca extranjera de coches. El distribuidor en el país generará mayor valor añadido; pues conoce las preferencias de los concesionarios, las mejores rutas de distribución y transporte con mayor seguridad y menor coste.

 Stocks